Che

“El Che Guevara del siglo XXI es la red”.

¿Qué? ¿El Che Guevara es la qué? ¿Siquiera tiene sentido comparar al médico argentino con Internet? Aún más, ¿quién pudo haber hecho semejante comparación? ¿Un charlatán en búsqueda de publicidad?

No exactamente. La frase es seria y la dijo el viernes pasado Alec Ross, asesor especial de Hillary Clinton en temas de innovación. La dijo en el marco de Personal Democracy Forum Latinoamérica en Santiago de Chile, en una conversación que sostuve con él ante los más de 300 asistentes a la conferencia.

Una provocación por parte del cerebro detrás de las nuevas iniciativas diplomáticas del Departamento de Estado no exenta de controversia. Y, también, de algunos puntos que merecen ser comentados sobre las nuevas formas de organización civil y resistencia política que están surgiendo y por los que la diplomacia estadounidense está apostando fuerte. Y no siempre con tino.

La charla de Ross, titulada “Modelos abiertos vs. cerrados: la batalla del siglo XXI”, giró en torno a la creciente polarización entre sociedades abiertas, transparentes y con mecanismos de rendición de cuentas vigorosos, y aquellas en las que la opacidad y el control gubernamental definen la vida cívica. Para Ross, la lucha entre izquierda y derecha, entre los modelos ideológicos que definieron el siglo pasado, será suplantada por este nuevo enfoque. Allí se librará una de las batallas más importantes del siglo y saldrán los modelos que sepan balancear crecimiento económico con libertades civiles.

Ross suele aplicar este enfoque especialmente cuando de libertad de información se trata. Es decir, medir el grado de salud democrática de los países en base al régimen de apertura con el que el gobierno informa a la ciudadanía y al marco que garantiza para que la prensa ejerza su trabajo libremente. Y, en el mundo actual, esto necesariamente pasa por el acceso a Internet, la alfabetización digital y, sobre todo, la creación de nuevos modelos de participación política —alejados del acto cansino de aparecer en las urnas cada determinado tiempo—.

En un ya famoso discurso en enero, fue la propia Secretaria de Estado la que habló de convertir el acceso libre a la red en un derecho fundamental que se garantice a nivel internacional y se equipare a otras garantías de la importancia de los derechos humanos. Esto es, trabajar para que en un futuro no muy lejano se mida la calidad de las democracias por el grado de acceso que aseguren los gobiernos a sus ciudadanos a la red —tanto en infraestructuras como en libertades—.

Y es aquí donde entra en juego la provocación de Ross. Si el acceso se garantiza, la ciudadanía se alfabetiza y una buen parte de las luchas políticas se trasladan a las trincheras digitales, la innovación y el cambio —la revolución, diría Ross; yo sería más cauto— se gestarán en la propia red.

Aunque la comparación tiene un punto de torpeza —un cubano en el exilio prontamente le increpó enfurecido que Guevara era todo menos un demócrata—, si nos detenemos a analizar la idea, tiene mérito. En síntesis, lo que Ross quería decir es que si la participación cívica digital lograra alcanzar un nivel alto y la apertura se ensanchara, el cambio social necesitaría cada vez menos de la figura carismática y unipersonal para provocarlo y cada vez más la del colectivo. En otras palabras, pobre América Latina, perdería a su célebremente triste figura emblemática: el caudillo.

¿Algo de wishful thinking made in USA? Sin duda, pero también contiene una buena dosis de creatividad al imaginar los modelos políticos del futuro y cómo están siendo transformados por tecnologías que permiten formas de participación que hasta hace muy poco resultaban inimaginables.

Lo importante, por ahora, es reconocer las dimensiones del cambio de modelo y cómo se alterarán drásticamente los patrones de hacer política que habíamos conocido. Si el Che Guevara del siglo XXI es o no la red es lo de menos.

Ésa es sólo una entre múltiples posibilidades.

2 Comentarios

  1. Publicado el 24 noviembre, 2010 a las 8:41 | Permalink

    Parto diciendo que la figura del Che no me genera ni los conflictos que manifestó el exiliado cubano, ni las ciegas adhesiones de otros que estaban en el auditorio.

    Desde esa posición intermedia, me permito rebatir un punto. Pudiendo encontrar provocadora la metáfora de Ross, para que la provocaciones funcionen y logren generar el círculo virtuoso (en este caso, que generen conciencia del cambio o llamen a la movilización), deben tener presente el contexto en que expresan.

    La misma idea detrás de la metáfora de Ross, Clay Shirky la ha dicho mil veces, de manera igual de provocadora, pero teniendo claros los contextos.

    Al escuchar a un alto representante del Departamento de Estado de Estados Unidos hablar del Che, es imposible olvidar que fue ese mismo gobierno (y con el mismo partido en la Casa Blanca) el que ayudó a matarlo en Bolivia. Cabe entonces preguntar cuán sincera es la apuesta del Departamento de Estado por un modelo abierto (más cuando en esa misma charla, Ross calificó a Wikileaks como “instrumento del mal”) o si llegado cierto punto también combatirá al “Che del siglo XXI”.

  2. Publicado el 24 noviembre, 2010 a las 10:17 | Permalink

    El problema es la ignorancia sobre el Che Guevara, estoy seguro que Alec lo ha visto en miles de Jockeys y remeras en todo el mundo. En muchas paredes, video music singles, por la televisión como un revolucionario que cambió el mundo. Pero no tiene idea de que es, que hizo y cual es su legado para la historia. ESTA ES UNA FORMA DE TERGIVERSAR LA HISTORIA. Un travestismo político inaceptable y manipulado para vender lo que sea, en este caso “la revolucion de la red”. Es como el presidente de Chile puso a dos antagonistas en la Historia Chilena frente a frente en la plaza de la ciudadania, como una forma de reconciliación, cuando en vida podrían matarse uno al otro varias veces. Se re-escribe la historia para vender nuevos valores, tergiversando cualquier realidad pasada,

1 Trackback

  1. Por Tweets that mention Che | Diego Beas -- Topsy.com el %d 24UTC %B 24UTC %Y a las %H:%M 05Wed, 24 Nov 2010 05:17:50 +000050.

    […] This post was mentioned on Twitter by Dominic Campbell, Diego Beas. Diego Beas said: Nueva columna: “El Che Guevara del siglo XXI es la red”. http://bit.ly/i2cTv0 […]