Victorias

Tres importantes victorias en el mismo número de semanas para Barack Obama. Así fue como el presidente de Estados Unidos cerró el año y lanzó el mensaje más claro hasta la fecha de que no tiene intención de encabezar un Gobierno de un solo mandato.

Primero fue el macro acuerdo fiscal con el Partido Republicano. Una extensión de dos años para un recorte de impuestos de la era Bush que reduce las tasas del 1% más rico del país a cambio de una extensión en las prestaciones a los desempleados. Una juagada clave y de último momento, ya que millones de personas en esta condición estaban a punto de perderlas —una catástrofe que hubiera puesto seriamente en duda el compromiso de Obama con los menos privilegiados—.

Sólo unos días después vino otra jugada clave que devuelve la iniciativa política a Obama y, sobre todo, tiene a muchos en Washington hablando de lo difícil que será que los Republicanos le derroten en noviembre de 2012. Se trata de la abrogación de “don’t ask, don’t tell” (o DADT, como se conoce en Estados Unidos), una política de principios de los años noventa altamente radioactiva que para entender el fondo de su significado tenemos que hablar de sus orígenes y porqué se convirtió en una prueba tan decisiva para valorar el liderazgo de Obama.

DADT fue implantada a principios de la presidencia de Bill Clinton. Aunque en un principio fue una política popular y aplaudida, con el paso del tiempo se convirtió en ejemplo de la pusilanimidad Demócrata y su tendencia a pactar acuerdos que se quedan cortos de sus ambiciones originales. En este caso, el pacto fue entre Clinton y unas Fuerzas Armadas que nunca le quisieron. El político buscaba el acuerdo con los militares para enterrar de una buena vez la histórica discriminación del ejército a los homosexuales. El acuerdo se encontró en “don’t ask, don’t tell” —literalmente, no preguntes, no digas—. Una fórmula institucional para hacerse de la vista gorda y permitir salvar cara a ambos.

Con el paso de los años la política se fue haciendo cada vez más divisiva hasta que en la elección presidencial de 2008 se convirtió en una de las reivindicaciones más importantes del colectivo gay. Un colectivo que, coincidentemente, fue uno de los primeros y que con más fuerza se montó al carro de Obama.

Y así como se montó también fue uno de los primeros que se sintió decepcionado por el rumbo que tomaron las políticas de la Casa Blanca. Desde la toma de posesión de Obama en enero de 2009 y la invitación a un predicador con posiciones abiertamente anti homosexuales para hablar en la ceremonia, el colectivo se distanció y comenzó a ejercer presión para que Obama cumpliera sus promesas de campaña.

La abrogación de DADT se convirtió en el símbolo máximo del compromiso de Obama con este grupo y de su capacidad para navegar las complicadas aguas de una política que ponía el dedo en la llaga de varios sectores.

Finalmente, a mediados de diciembre, Obama lo logró y se apuntó un tanto que no sólo fue difícil de conseguir, sino que estableció las bases del primer grupo que estará firmemente detrás de él apoyándole en la campaña a la reelección.

La tercera y última victoria vino en la forma de la aprobación en el Senado del tratado START con Rusia. Una victoria para la ambición de Obama de sentar las bases de una política que consiga un mundo libre de armas nucleares; pero, sobre todo, una victoria para la Casa Blanca en el dominio y manejo de su política exterior. Un tema que siempre se encuentra a merced de la Cámara Alta y cuya reivindicación constante por parte del Ejecutivo resulta imprescindible para medir el equilibrio de fuerzas.

A finales de 2010 y sin miedo a equivocarnos, podemos decir que a pesar de las importantes derrotas sufridas este año, Obama cierra el ciclo con un pulso firme sobre su Gobierno que lo colocan camino de la reelección —muy al comienzo, pero ya en el camino—.

Las Administraciones exitosas y los legados presidenciales no se construyen a golpe de grandes triunfos; por el contrario, es la suma de pequeñas victorias —visibles e invisibles— las que erigen el edificio de una presidencia.

3 Trackbacks

  1. Por Tweets that mention Victorias | Diego Beas -- Topsy.com el %d 29UTC %B 29UTC %Y a las %H:%M 07Wed, 29 Dec 2010 07:25:13 +000013.

    […] This post was mentioned on Twitter by Aleix Cuberes i Diaz. Aleix Cuberes i Diaz said: #recomendar RT @diegobeas: Nueva columna: Obama cierra 2010 con tres victorias que apuntan hacia la reeleccion en 2012. http://bit.ly/hqQ1Mo […]

  2. Por Obama baja a la tierra « En Clave Internacional el %d 29UTC %B 29UTC %Y a las %H:%M 07Wed, 29 Dec 2010 07:30:04 +000004.

    […] impuestos, la ratificación del tratado START y la aprobación de la ley DADT, todo en diciembre, impulsan a un Obama renovado dispuesto a revelarse como un conciliador hombre de Estado y a asegurarse su reelección […]

  3. Por Obama baja a la tierra « Miradas de Internacional el %d 29UTC %B 29UTC %Y a las %H:%M 07Wed, 29 Dec 2010 07:34:14 +000014.

    […] impuestos, la ratificación del tratado START y la aprobación de la ley DADT, todo en diciembre, impulsan a un Obama renovado dispuesto a revelarse como un conciliador hombre de Estado y a asegurarse su reelección […]