La colaboración científica en el mundo

 

Me entero vía Twitter de esta estupenda visualización. Los patrones de colaboración científica en el mundo entre 2005 y 2009 visualizados por flujos y grado de intensidad. Una nueva forma de entender y ver la forma en la que se colabora desde los laboratorios del mundo. Los flujos de conocimiento y sus rutas, las regiones que colaboran con mayor intensidad entre sí, hasta los puntos negros del planeta que en buena medida —al menos en este mapa— se pueden  diagnosticar como las zonas del planeta que se rezagan con mayor rapidez respecto a otras. El mapa, según se cuenta aquí, fue inspirado por una visualización reciente que circuló ampliamente sobre el uso de Facebook en el planeta. Si se puede hacer una mapa de las amistades en Facebook, pensó su creador, ¿porque no uno de la colaboración científica? En este caso y utilizando información de Scopus se llega a esta imagen. Lo único que hecho en falta es otra “capa” de datos que incluyera, por ejemplo, información sobre los sentidos dominantes de los flujos; es decir, saber en qué cantidades se transmite conocimiento de Estados Unidos hacia Europa y a la inversa. De esta manera tendríamos una radiografía interior del sistema productivo mundial y una herramienta muy efectiva para anticipar fenómenos del futuro que viene. De cualquier manera, en su estado actual aporta ya bastantes nuevas perspectivas.Una de ellas es la supremacía clara de Brasil en América Latina. Ya no sólo por los números de su PIB o lo que pueda decir la prensa, sino, como se puede ver en la imagen, porque claramente domina la colaboración científica de la región. Una muestra de su poder actual y de sus buenas perspectivas.

El mapa me interesó especialmente después de terminar de leer un libro que recomiendo ampliamente: Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation. Un texto de Steven Johnson que de manera estupenda documenta el fermento intelectual de un montón de buenas ideas que cambiaron el curso de la historia. De cómo el Origen de las especies de Darwin fue concibiendo a lo largo de varias décadas y en base a la suma de pequeños hallazgos —y no de un gran momento de lucidez como muchas veces se piensa— a porqué fue fundamental la tecnología que estaba detrás de las prensas de uvas —para fabricar vino— para que Gutenberg pudiera hacer los avances necesarios para concebir la imprenta de tipos móviles. Todo ello llevado hasta la era de Twitter, en la que la información circula de manera permanente e instantánea de continente a continente a través de la plataforma de comunicación más vertical jamás concebida. Un texto que ofrece una historia sobre el origen de la innovación y las buenas ideas…muy innovadora. Que, volviendo a la visualización, le da toda otra dimensión a la forma de entender el intercambio de conocimiento en el siglo XXI.

Por aquí la imagen original y algunas otras más detalladas por países o continentes.