¿Obama consolida la ventaja definitiva?

Publico en la Fundación Alternativas un análisis sobre el estado de la elección presidencial a menos de 50 días de los comicios.

Desde el punto de vista de las encuestas, la campaña presidencial de 2012 en Estados Unidos ha sido sorprendente por un factor: su estabilidad. Es decir, su falta de movimiento a lo largo de los meses en los que todo tipo de encuestas (diarias, mensuales, conservadoras, progresistas) arrojaban esencialmente el mismo resultado: Obama adelantaba a Mitt Romney (incluso desde antes de ganar la interna de su partido) por entre dos y tres puntos porcentuales. Si miramos la encuesta más exhaustiva de todas, la que realiza Gallup diariamente, comprobamos que su tendencia es más plana que las llanuras del Medio Oeste.

Elección de vicepresidente, viajes al extranjero, atentados terroristas, nada, parecía, alteraba la obstinada tendencia. Esto es, hasta los últimos días. Además de la ligera subida en las encuestas producto del llamado bounce de la Convención Demócrata -Romney no acortó la desventaja en Tampa-, el giro más revelador se ha dado en ese otro consenso de Washington: el mediático. A lo largo de los últimos días ha sido sorprendente ver cómo medios de todo el espectro ideológico comienzan a caracterizar la campaña de Mitt Romney como un fracaso. En el mejor de los casos, el consenso apunta hacia la pérdida de fuelle del candidato; en el peor, a dar la campaña por muerta señalando que será prácticamente imposible darle la vuelta a siete semanas de los comicios.

El texto completo por aquí.